radios comunitarias chile:nuestra deuda comunicacional

no-se-cierra Nuevamente las radios comunitarias y locales chilenas se están llevando un balde de agua fría y están en alerta. El jueves 30 de agosto se habría puesto en marcha  operativo de la brigada de Ciber Crimen (?!) de Investigaciones, tenía como misión cerrar las operaciones “clandestinas e ilegales” de casi 40 radioemisoras de Valparaíso. La noticia está en desarrollo y pueden ver la cobertura en elciudadano.cl (crónica de Paulina Acevedo). Dos radioemisoras  (la radio 2000 de Cerro Montedónico y UB15 de Cerro Las Cañas) ya han entregado voluntariamente sus equipos, mientras uno de los bastiones clásicos de los cerros porteños Radio Placeres, se niega a bajar su señal (ver su declaracion acá). Bueno, a este post (que puse ayer )se suma ahora otro caso: la radio Sin Tierra de Villa La Reina en Santiago, que fue notificada de la formalización de cargos por realizar transmisiones radiofónicas sin contar con los permisos correspondientes (ver la historia en desarrollo en la agencia de noticias de la Red de Medios Populares de Chile)

En el caso de las radios de Valparaíso, lo que hay detrás (por las informaciones que se saben)  es una querella interpuesta por el concejal RN Eugenio González, propietario de Radio Congreso de Valparaíso y presidente regional de la ARCHI (la Asociación de Radiodifusores de Chile), en un proceso que aún no está muy claro  porque se desconocen hasta ahora los cargos y el tribunal del cual emanarían las órdenes de allanamiento. En el caso de Radio Sin Tierra de Villa La Reina, que funciona en el domicilio del representante legal (Fidel Galaz) de esta, la primera audiencia planteó dos salidas: o dejar de transmitir o dejar que se sigan “investigando los hechos de la causa” e ir juicio. La radio prefirió esta segunda opción.

Para quienes no conocen o nunca han escuchado una radio comunitaria, vale la explicación de actualmente, después de una década de insistencia por parte de quienes forman parte de estas  de radioemisoras (agrupadas en la Asociación Nacional de Radios Comunitarias y Ciudadanas de Chile- ANARCICH y en otras redes como la recientemente creada Red de Medios Populares de Chile),  y de (literalmente) haber estado peleando años por ser escuchadas ante el Parlamento, finalmente se está discutiendo una nueva legislación que permite regular la situación de muchas de ellas. ¿Qué se logró aprobar?: aumentar de 3 a 15 años las concesiones entregadas (hasta ahora), aumentar la potencia de transmisión a 25 watts (era ridiculamente 1 watt) y aumentar el largo de las torres de transmisión de 6 a 18 mts para mejorar su alcance. Actualmente la iniciativa pasa a ser revisada por el Senado chileno (ver noticia acá)

Por ahora, efectivamente para nuestro sistema regulador de telecomunicaciones, si no hay una concesión licitada de por medio implica funcionar  al margen de “lo legal” ( o sea, caen en la categoría de piratas). Y aunque muchas radios han querido licitar correctamente una licencia de transmisión, en los 10 últimos años ello no ha podido ocurrir porque nunca se ha dado la oportunidad. Eso es parte de lo que quiere cambiar la nueva legislación actualmente en trámite. Por otro lado, como recuerda la crónica de Paulina Acevedo, en Chile no hay una ley que impida a una persona o colectivo hacer transmisiones radiales.

Cito acá lo que dijo ayer Washington Lizana, abogado de la Defensoría Popular, quien esta a cargo de la defensa del caso de Radio Sin Tierra,  “hay un conflicto evidente de derecho, por un lado el derecho de propiedad de los grandes medios de comunicación que tienen sobre las concesiones que obtienen, por parte del ministerio de telecomunicaciones con el consiguiente proceso de monopolización y el derecho de los ciudadanos, y que todos tienen de informarse y comunicar libremente, este derecho a la comunicación es el que tenemos que defender sobre todo en un sistema que se dice democrático.”

Claramente, tenemos un problema y una deuda grande con las cientos de radios comunitarias y locales de Chile. Y este tipo de noticias genera aún más ruido en lo que parecía ser un proceso de diálogo y debate para darles una oportunidad y reconocimiento validamente ganado, como ya ha ocurrido por ejemplo en el caso de Inglaterra.

En el Reino Unido, desde el 2004 se ha reconocido el estatus de las radios comunitarias, junto con las radios comerciales y las del servicio público como la BBC, en el modelo llamado tres tercios (aplicado también en otros paises de latinoamerica también), garantizando el derecho a postular a organizaciones, grupos  y colectivos sin fines de lucro a licenciar señales FM o AM, de manera de salir al aire de manera permanente o en un carácter rotatario dos veces al año. Lo que implicó un importante esfuerzo, realizado desde todos los sectores por potenciar y mantener estos espacios ciudadanos.  (ver más de esto en este enlace a organismo de regulación de telecomunicaciones en Inglaterra Ofcom) (en inglés). Un modelo que por cierto no es perfecto, porque la discusión acá es que ha obligado en cierta forma entonces a las radios comunitarias, a manejarse en un fuerte esquema de competencia y con estilos más comerciales, para garantizar su sustentabilidad. Pero que al menos considera la idea de poder abrir el espectro a la diversidad de actores comunicacionales que puede haber en una sociedad, y busca crear un sistema comunicacional algo más democrático.

Piratas o no, las radios / y los medios comunitarios/ contribuyen de distinta formas a diversificar los saturados diales de FM; que en el caso chileno raya de concentración en manos de los grupos mediáticos como PRISA (español),  a generar espacios concretos de comunicación, información y acceso a la cultura para cientxs de personas que las escuchan desde sus casas y barrios, o que participan en ellas generando contenidos y diálogos locales. Muchas de ellas entonces, buscando permanecer y sacar al aire la señal, se han tomado el espacio que brinda Internet y la web para sacar sus transmisiones y están dando forma a  nuevos espacios comunicacionales ciudadanos. Ya hablaremos en otro post de la situación de las televisoras locales y comunitarias chilenas.

Como la noticia en Valpo y La reina está en desarrollo hay que ver qué sigue pasando. Informaciones por cierto que no apareceran en los titulares de latercera.cl. emol.com, etc

Una vez más un balde de agua fría ….un gran problema comunicacional y una deuda, por tener poca visión de lo que significa comunicar finalmente, y no sólo lucrar de las comunicaciones.

Por eso, vale la pena que mencione acá otra iniciativa de comunicadores chilenos agrupados en la red de Ritmo Sur y su promoción de la campaña “La Comunicación es un Derecho” (acceder a audios), simplemente: campana_derecho a la comunicacion

“La comunicación es un Derecho Humano, y su promoción y defensa es necesaria para el desarrollo democrático y para la generación de una sociedad inclusiva y participativa. Les invitamos a sumarse a esta construcción y a esta demanda”.

Anuncios

2 comentarios en “radios comunitarias chile:nuestra deuda comunicacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s